Una de piratas…

Para este fin de semana frío frío que se avecina, os proponemos un juego muy pirata para hacer en casa. Todo empezó con el libro “10 historias de piratas”, de la editorial Pirueta. Un libro especialmente divertido porque después de cada cuento, se incluyen unos poemas relacionados por el cuento, actividades de comprensión del cuento (muy amenas y divertidas para los niños) y una manualidad relacionada con el cuento. Es especialmente recomendable si a vuestros peques les gustan los piratas.

Así que hoy os vamos a explicar una de las manualidades que más nos gustó y que ya hemos hecho. Además, lo aderezamos con un poco más de imaginación, un juego y un libro. Si quieres saber más, sigue leyendo. Te adelantamos que es un plan ideal para hacer este fin de semana, junto a un buen tazón de chocolate caliente. Mmmm!

La Isla del Tesoro, el mapa y el punto de libro. 

Uno de los cuentos del libro “10 historias de piratas” que os hemos comentado, trata de unos piratas que, después de mucho buscar, encuentran el tesoro. Cuál es la decepción del capitán al ver que en el cofre sólo había ¡un libro! És quería tesoros, monedas, oro… ¡Para qué quería un libro! Resulta que uno de los marineros, le pide al capitán que no tire el libro, que él quiere leerlo. Podéis imaginar el enfado del otro: ¡los piratas no leen! El caso es que los otros marineros convencen al capitán de que deje que el marinero les lea un trocito del cuento antes de acostarse: nunca han oído leer un cuento, y les gustaría probarlo. Como os podéis imaginar, el marinero acaba leyendo el cuento, noche tras noche, al resto de la tripulación, que duermen como angelitos… incluyendo el capitán.

¿Que qué libro les lee? Pues “La Isla del Tesoro”. ¡Qué cara puso mi hijo cuando le dijimos que ese cuento existe de verdad! ¿De verdad?-nos preguntó. Así que nos pusimos a buscar una versión para peques de 4 años.

Encontramos este de Geronimo Stilton que, aunque no era la que más nos convencía de entrada, a Diego le encantó por los dibujos y por las letras “que hacen formas y tienen colores.”

La versión para niños de La Isla del Tesoro

En cuanto al punto de libro, ahora vamos…  La manualidad que correspondía a este cuento, dentro del libro “10 historias de pirata”, era un punto de libro. Así que nos pareció ideal para ir marcando los capítulos que leíamos cada día, pues con el nuevo libro, íbamos a pasar de un cuento (o dos) cada noche, a un capítulo (o dos) cada noche. De un cuento con dibujos y un poco de letras, a un libro con muchas letras y pocos dibujos. Era un gran paso para Diego, o al menos eso nos parecía, así que le dimos la importancia que merecía.

Lo primero fue hacer la manualidad, un poco con su ayuda, otro poco con nuestras manitas y rotus…

El punto pirata, hecho con cartulina y un trocito de fieltro para los brazos

Pero había que darle otro toquecito. Así que se nos ocurrió ¡esconder el punto de libro en un sitio secreto! Dibujamos un mapa del tesoro y jugamos a seguirlo para encontrar el tesoro.

Mapa del tesoro

3 saltos de conejo, cuatro pasos sin zapatos, cruzar el gran arco, bajar el río sentado… Al final el tesoro estaba casi al lado del punto de partida, pero nos lo pasamos pipa contando los pasos, dando zancadas, saltando como ranas y bajando sentados las escaleras imaginando que era un río helado.

Y, además, el punto del libro fue mucho más celebrado y ahora es nuestro pequeño gran tesoro para saber cada noche por dónde seguir leyendo.

Así queda el libro con el punto

Espero que os haya gustado nuestra aventura pirata. Y si no tenéis tiempo, o no os apetece, hacer el punto de libro, sólo con la idea del mapa del tesoro podéis pasar un rato realmente divertido. De hecho, en casa lo hemos vuelto a utilizar para encontrar muchas otras sorpresas…

¡Un wikiabrazo y feliz fin de semana!