Obesidad infantil

Un estudio acaba de afirmar que España está a la cabeza en obesidad infantil, por delante incluso de EEUU (un 19% en España frente a un 16% en EEUU). En cualquier país sería un dato alarmante, por todos los riesgos que conlleva la obesidad. Pero cuando se refiere a España, además de alarmante es sorprendente. ¿Cómo puede ser que un país con una dieta tan equilibrada, sana y rica como la mediterranea, encabece el ranking de obesidad?

Por supuesto, el exceso de grasas saturadas y la falta de ejercicio están detrás de estos datos. Pero, ¿porqué se opta por la bollería frente al bocadillo de toda la vida o la fruta con galletas? ¿Porqué los niños pasan más rato delante el televisor que haciendo deporte o jugando?

Hemos querido hacer un listado de hábitos saludables que hemos encontrado por la red, con ideas para hacer que los más pequeños coman sano no sólo por obligación, sino que adquieran el hábito. Y actividades para hacer al aire libre, en casa o en el polideportivo, para que el deporte se convierta en un hobby indispensable para su día a día.

COMIDA

– En el cole, bocadillo de pan de panadería o de sandwich (ni pan de leche, ni bollo, ni croissants) con jamón, pavo, queso… El de toda la vida, vamos. Otro día, fruta: plátano o mandarina son los más fáciles de tomar si son más pequeños, o manzana si ya son más mayorcitos para comérsela a bocados. Además, con los Boc’nRoll lo podréis envolver en un material reutilizable, ecológico y muy chulo.

Boc’nRoll, para sandwiches, bocadillos o fruta.

– Para merendar: lo mismo, sólo que si ha tomado bocadillo al mediodía, fruta y galletas (sin chocolate) para merendar. O un enorme vaso de leche. O un batido de fruta, con varios sabores (eso sí, casero). Nuestro favorito es el que lleva plátano, pera, otra fruta de temporada y un vaso de leche: lo trituramos todo a máxima potencia y, al final, le echamos dos galletitas y lo trituramos pero porquito, para encontrar los trozos de galletas (si las galletas son las de Avena de Ikea o las Digestive de Fontaneda, mejor).

Galletas de avena, a la venta en la tienda de alimentación de Ikea

– Verduras: hay muchas formas de hacer que las verduras sean apetecibles. No se trata de camuflarlas, pues hay que enseñarles a apreciarlas. Pero sí que podemos hacerlas más atractivas. Nos ha gustado este soufflé de coliflor porque es la verdura que menos gusta, más por fama que por sabor. Y con esta receta y esta presentación, nos ha parecido que merece la pena probarlo. En la web de Pequerecetas encontraréis muchas más recetas similares.

Soufflé de coliflor, de Pequerecetas-  

– Frutas: lo más importante es ser conscientes de que cada fruta tiene su temporada (naranjas en invierno para no resfriarnos, sandía en verano para hidratarnos…). A partir de aquí, buscar formas divertidas de tomar la fruta. A nosotros nos gustan las fresas con yogur natural; la naranja en rodajan con canela, sésamo y miel;  la compota de manzana para acompañar carne… Presentada en pinchos, haciendo caras en el plato, combinando colores, en macedonia…¡Hay mil combinaciones!

– ¿A evitar?: hay comida especialmente dañina, porque además de tener más calorías de las que el niño necesita, son a  menudo calorías “vacías”, es decir, que engordan pero no alimentan. Son, como sabemos, la bollería industrial, las patatas fritas, los refrescos con mucho azúcar… No se trata de prohibirlos, pues esto acaba haciéndolos más apetecibles. Pero sí reducir su consumo. Y acostumbrar a otros sustitutos. Mejor un zumos de frutas a un refresco, o unas almendras garrapiñadas en vez de patatas, o chips de plátano en vez de patatas fritas, o gominolas de frutería en vez de gominolas industriales. Como véis, no estamos proponiendo darles una manzana en vez de una bolsa de patatas, sino sustitutos que, aunque en algunos casos puedan tener muchas calorías, al menos aportan otros nutrientes.

EJERCICIO

El ejercicio es el segundo 50% en esta ecuación de “comida sana + deporte = niños sin obesidad”. Pero como no se trata de que todos nuestros hijos sean unos fanáticos del deporte, con potencial de campeones, aquí os damos algunas ideas más.

– Deportes: el deporte es muy bueno para los niños y aficionarse a practicar uno o dos deportes diferentes es muy enriquecedor. Pero hay algunas pautas que debemos tener en cuenta, según este post que hemos leído.

  • hasta los 6-7 años, los niños tienen que jugar. Cualquier deporte que practiquen, tiene que ser con base lúdica. A partir de los 7, se puede empezar a practicar con más regularidad o seriedad; pero en ningún momento se recomienda empezar la competición más en serio hasta los 12 años.
  • la natación puede empezarse con 3-4 años, porque además ayuda mucho en la psicomotricidad del niño. Pero no debe empezarse a entrenar para competir hasta los 10-12 años, según el desarrollo del niño.
  • es mejor practicar varios deportes que se complementen, pues es más enriquecedor. Esto es especialmente importante en el caso del tenis, pues se trata de un deporte asimétrico.

– Bici, patines y patinete: como no a todos los niños les gusta el deporte, una buena manera de que hagan ejercicio es haciendo excursiones en bici, patinando en el parque o dando largos paseos en patinete. ¿Lo bueno que tienen estas 3 propuestas? Que son al aire libre, que no se es consciente del ejercicio que se está haciendo y que podemos hacerlo en familia.

Bicicleta, patines o patinete

– Juegos: juegos compartidos con otros niños, con los padres, con los hermanos. Puede ser el escondite, a la silla, al “balón sentado”, a hacer una carrera de sacos, al baloncesto en casa, piratas imaginarios… Con el juego, no sólo hacen ejercicio físico, sino que desarrollan el sentimiento social, la capacidad para trabajar en equipo, aprenden a delegar y confiar, a inventar,… Además, los niños que han jugado desde pequeños con sus padres, tienen más facilidad para comunicarse con ellos cuando son más mayores. Algo lógico, por otra parte, si pensamos que el juego es la forma que tienen los niños de relacionarse.

¿Añadirías algo más? ¿Algún juego sencillo, con el que los niños se lo pasen bien a la vez que hacen ejercicio? ¿Y recetas de cocina para frutas o verduras, tenéis alguna?

Entre todos, podremos ir reduciendo este porcentaje que nos hace encabezar un ranking triste por lo que significa y preocupante por lo que implica de cara a futuro.

Anuncios

2 pensamientos en “Obesidad infantil

  1. Fantástico post, pues como madres y padres debemos acompañar a nuestro hijo a aquellos hábitos saludables, y hacer de ellos un hobby indispensable. Como dijo Goethe “No basta saber, se debe también aplicar. No es suficiente querer, se debe también hacer.”
    ¡Muchas gracias!

  2. Gracias por traer a escena este tema, es importante que nos concienciemos, como sociedad, de nuestra responsabilidad en la educación de los pequeños. Y no solo en el sentido “tradicional”: que aprendan inglés y mates; sino inculcándoles buenos hábitos alimenticios y de ejercicio.
    Todos los consejos que aportas son, además, fáciles de llevar a cabo.
    ¡Estupendo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s